Un justiprecio de aquel año (1728)

Crónica n.º 215. Un justiprecio de aquel año  (1728)

En noviembre de 1728 había comenzado ya el justiprecio de las tierras de los terratenientes vileros para que los pudiera formular o componer D. Francisco Gomes de orden del señor Intendente. Dieciséis días se ocuparon en ello los vileros que relacionamos: Pedro Soriano, Jayme Martines, Geronimo Zaragosa y otros como Vicente Galiana, Jayme Linares de Cristoval, Geronimo Loret y Vicente Nogeroles (sic). Otro vilero, Jayme Buforn hizo de justipreciador. (Puede que encajara en aquella operación −¿era una cabrevación?− el valorar también “la madera de las cassas desta Villa de sus arravales y huertas, segun dcha. Orden”. Hasta hace pocos decenios, era grande el énfasis puesto en calibrar la viguería de una vivienda, y sus jácenas o vigas maestras). Más de cuarenta días estuvo en ello el maestro albañil Agustin Vinaches, tan aceptado siempre su peritaje. Pero, aunque a todo el peritaje tenía que pagar La Vila, lo más apremiante era la deuda contraída con el señor Gomes. Por eso pasó a Alicante el regidor primero Isidro Lorca: iba a solventar algo referido al cupo de la sal… y, de salirle bien, traerse dinero a crédito,”si en contrava para pagar las dietas (…) por la inposibilidad delos vezinos a razon de ocho reales cada día”.

Pero eso no fue todo… porque el forastero estuvo en nuestra villa nada menos que ¡tres meses! y alojado y mantenido en casa de Joseph Miguel Lorca (con un gasto total para éste de siete libras en moneda del reino de Valencia). Mientras tanto, el ministro pregonero Peris, alojaba en el mesón a varios oficiales que iban de tránsito. Esto se hizo “por no alicarles (?) ni mortificar alos vezinos”.

Aquel ir y venir del justiprecio de propiedades urbanas y agrícolas de Villajoyosa hizo que aumentara la necesidad de papel de escribir, adquiriéndose del denominado común y también papel de oficio. No sobraría en cualquier caso porque estaba pendiente asimismo el papel necesario “para la formacion del equivalente”, según leemos. En el albarán de diciembre se cita el pago de la encuadernación de varios meses del “Corned”, trabajo de artesanía que se encargaba al maestro de niños Blaz Julian. Otros apartados de aquellos meses corresponden a pagos a verederos, a albañiles y a obreros en general, y como satisfacción de deudas municipales por alquiler de animales de carga o de montar. Quedaron registrados los abundantes acarreos de tierra para mejorar el patio de la escuela local y para tapar grietas en el suelo de la iglesia porque de ellas se desprendía cierto hedor, hedor que salía del subsuelo debido a que en él se practicaban enterramientos de gente sin recursos… sin posesión de “vas” o cripta del que disponían los pudientes..

J. Payá Nicolau, Cronista Ofic. de La Vila

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s