El albañil de Billeneta (¿?) (1745)

BILLENETA

El albañil de Billeneta (¿?)  (1745)

Joseph Dauder, albañil de Billeneta (¿Villeneta?), fue con su hijo al notario Isidro Miquel de La Vila el día 5 de marzo de 1745. Al haber estado este albañil trabajando en la capilla dedicada a Santa Marta, y lógicamente familiarizado con determinados vileros, debió decidirse a poner en práctica una idea preconcebida suya… y acudió a dicho notario. Sus palabras iniciales fueron “Que respecto que Joseph Dauder su hijo, que esta presente es mayor de veinte y sinco años y capaz para administrar y cuidar sus bienes y hallarse agradecido el otorgante de dchº. su hijo por los muchos años que le ha servido bien y con muchisima fidelidad de conformidad que de edad de catorce años hasta el corriente a tenido dchº. otorgante, y gozado de cresidas utilidades por su servicio y trabaxo en el arte de Albañil, y haverle siempre respetado como à Padre sin darle el menor disgusto: Por tanto −seguía exponiendo aquel padre− quiere èmansiparlo para ver si por este medio podra adelantar alguna porsion para poderse aviar lo que no podra estando baxo la patria potestad por la cresida familia en que dchº. otorgante se halla constituido. Y para assi hazerlo −continuaba diciendo el de Billeneta−, enterado de su drchº. y de lo que en este caso executa no forzado inducido, y [ni] amenazado, sí de su libre voluntad tomó de la mano el referido Joseph Dauder (…) al dchº. Joseph Dauder su hijo y le solto apartandole de si al que alza y aparta de su dominio, y patria potestad de que se hallava y le da lizencia, permiso y facultad la que segun derecho se requiere para que de oy en adelante sin intervencion de persona alguna que impedirlo pueda trate, contrate, administre y govierne sus bienes y haga todo quanto le fuere bien visto”. Aquella escenificación era lo mismo que constituir a su propio hijo, aquel aprendiz cualificado, en un ser independiente que ya podía valerse por sí mismo en el oficio de albañil, cosa que se entiende perfectamente.

Los bienes que Dauder padre destinaba a su hijo eran: “Una pieza de tierra se cana (sin regadío) plantada de olivos ê igueras contenida en el termino y jurisdiccion de la Villa de Gorga comprensiva de quatro jornales de tierra poco mas ó menos que linda con Camino Real Por doseva (por donde se va) a la de Cosentayna con tierra de los herederos de Joseph Soler (…) y desaguador en medio franca dchª. tierra de todo genero de Censo Señorio ni otro drechº. enfiteutical, y por tal se lo asegura”. Otrosí y ultimamente, “le haze donacion y gracia de un pedazo de Cassa que el otorgante posehe suya propia dentro la poblacion de dchº. Lugar de Billeneta que es la parte del quarto de arriba de dchª. Cassa con todas sus entradas y pertenencias en ella, cuyos bienes le entrega y haze donacion, al citado Joseph Dauder su hijo deviendose entender (…) por mejora del tercio, y remanente del quinto que el otorgante le haze de sus bienes, y no á de poder pedir por hahora dchº. Dauder emansipado, mas porsion de los bienes que quedan en la herencia (…) ni los demas hijos del expresado Joseph Dauder (“Mayor,” el otorgante) puedan pedir por razon de dchª. mejora cosa ninguna contra el referido Joseph Dauder emansipado, de los quales bienes y los que por su industria tuviere use y disponga asu voluntad como á cosa suya propia”. Tras las acostumbradas fórmulas finales en este tipo de documentos, vemos que firmaron como testigos don Gaspar Linares, Abogado de los Reales Consejos, Jayme Aragonés de Gayetano y Pedro Nogueroles de Vicente. Igualmente estampó su firma el alcalde ordinario primero de Villajoyosa, Pedro Soriano. Sin duda, estos vileros ya conocían personalmente a Dauder y confiaban en su buen hacer y diligencia, virtudes que había demostrado en los trabajos realizados, especialmente en la iglesia de La Vila.

NOTA: Se advierte en este encuentro notarial el modo “distanciado” que el otorgante usa con su hijo, al que, como los demás hermanos, tratarían de “usted”, una relación de respeto y reconocimiento de autoridad que entonces, y más adelante, mucho más, se usaba en aquel tipo de relación en familia…, sin tuteo al padre.

J. Payá Nicolau, Cronista Ofic. de LaVila

Toma de posesión en la baronía de Sella (1726)

Crónica nº. 526. Toma de posesión en la baronía de Sella  (1726)

(Transcribimos un documento relativo a la villa de Sella, texto que copié por la curiosidad de todo su contenido, y en el que se cuenta la toma de posesión del nuevo procurador del barón propietario de esa villa, un procurador que, como representante de su señor, actúa con autoridad delegada por éste para demostrar intelectual y físicamente que representa al nuevo dueño de cuanto contenía entonces Sella, su nueva propiedad…y a excepción, en ciertos aspectos, de sus individuos…).

“En Nombre de Ds. nro. Sr. (Dios Nuestro Señor) y dla Virgen María Su Madre Sea Notorio a todos como enla Varonia de Sella alos diez y seys dias dl mes de febrero Mil stescientos Veynte, y seys años en presencia d mí francº. Juan Llorca essnº. (escribano) personalmte. se constituyó el lizndº. (licenciado) Geronimo Barrachina Pbrebº. (presbítero) retor dla Iglecia Parroqul. d dicha Varonía de Sella en nombre d Procurador de Dn. Bernardo Vilarich, antte (¿ausente?) Dn.Joseph Zapata de Calatayud Conde de Sirat Baron dlas Varonías d Agres y Sella consta del poder por el que passó antte Pedro Luis Carbonell essnº. en tres días del mes de febrero del corriente año de mil setescientos Veynte y seys cuyo tenor avido aquí por Inserto, y en virtud por autto que se proveyó alos onze días dl mes de febrero dl año mil setecientos Veynte y seys el Sr. Lissendº. Dn. Juan alfonso Gomes Abgdº. dlos Reales Consejos, y Alcalde Mayor por S. Mgd. de ella Aviendo visto estos auttos., é Informacion que antesede, y que por ella consta ser muerto Frey Dn. Gaspar de Calatayud Conde de Sirat enla ciudad de Milan. Dixo que en quanto puede y ha lugar en drchº. devia declarar, y declaró que porla muerte del expresado (…) Conde de Sirat haver succedido Jure Vinculi Dn. Bernardo Vilarich y Carros antte Dn. Joseph Zapata d Calatayud su hijo primo genito en las Villas y Varonías d Agres y Sella, y dmas Vienes Comprehendidos en el Vinculo y Mayorasgo fundado por D. Juan de Calatayud y del mismo modo haver sucedido Jure Vinculi el susso dicho Dn. Bernardo Vilarich, y Carros anttes Dn. Joseph Zapata de Calatayud por muerte del referido frey Dn. Gaspar de Calatayud su Padre en la Villa d Cirat, lugares d Bandell, y Tolmo (?) Condado d Cirat dmas bienes incluidos en el Nayorasgo fundado por Dn. Bernardo Nicolas de Vilarich en fuerza dlas disposiciones testamentarias dlos dichos vinculadores, y que como a tal succesor sele dé la Verdadera, real y actual possesion d dchas. Varonías y Villas, y lugares y dmas bienes [ilegible] Mayorasgos, con el libre usso dsus frutos y rentas sin perjuhizio d tersero que mejor drcho. tenga, y por este su autto assi lo proveyó, y firmo = Lisdº. (licenciado) Barrachina poder bastante para las cossas abajo escritas; el qual para haver de tomar la verdadera, real, actual y corporal possesión [¡atención: la “real posesión”], Seu quasi por dicho su principal de la dicha, é presente Varonía de Sella mandó Convocar Junta para la preste. (presente) ora en la cassa y torre d La Señoría [en Sella] donde acostumbran Juntar, y congregar para semejantes negocios presediendo convocacion por Bernardo del Urbe portero, quien de haver convocado hizo relacion deque Yo el escrvnº. Doy fee = en cuya Junta dentro d dcha. Torre se ajuntaron las personas sigtes. = Salvador Cerdá, Alcalde [,] Pedro Juan Cerdá, y Joseph Ortis Regdres., Juan Seva Almotasen (cargo municipal), Bautista Alemany, Segundo Alcalde, y Lorenso Giner Alcalde d la Hermandad, Joseph Seva d Juan, Joseph Alberola, francº. Seva de Mariano, Andres Giner, Thomas Garcia, Estacio García, Gregorio Alberola, Alvaro Seva, Joseph Cerdá de Juan, Phelipe Climent d Phelipe, Joseph Climent de Jayme, Lorenso Peres Mayor (mayor de días o el de mayor edad), Vicente Peris Menor, francº. Soler d Bartholome, Salvador Linares, Bautista Soler, Pedro Climent, Joseph Gomis, Joseph Lorenso Peres, Lorenso Peres Menor, Joseph Peres d Joseph, Joseph Ortis Mayor, Bartholome Selles, Miguel Peres, Vicente Linares, Joseph Cerdá d Pedro, Monserrat Llorca, Marcos Antonio Alamañy, Blas Giner, Miguel Llorca Menor, Salvador Seva, Joseph Reig d Thomas, Salvador Reig, Jayme Cantó Mayor, Joseph Peres d Cosme, Joseph Giner d Joseph, Bernardo Peres, Miguel Soler, Roque Soler, Manuel Ferrer, Juan Reig, Pedro Cerdá Mayor, Cosme Peres, Roque Ruvio, francº. Giner, Juan Ortis de Juan, y Gregorio Ortis d Gregorio = Juntos, y congregados en la dicha torre representando la mayor parte dla presente Varonía siendo dlas tres partes las dos de los Vznos. de ella selebrando Junta en la forma desudicha Unanimes, y conformes, et nemine discrepante (sin discrepancia alguna) dijeron estavan promptos â prestar el Juramtº., y homenages en mano, y poder dl dchº. lizdº. Geronimo Barrachina Presbº. en el referido nombre d Procurador, y prometieron, como prometen reconocer por Sr. de dcha Varonía d Sella, a Su Principal, y serle leales vasallos, y pagarle los derchos d pechos (cierto impuesto), senssos y otros Drchos. acostumbrados a pagar, y que como a Señor directo le pertenesen , con tal que en virtud d dicho Juramtº. nos haya de guardar fueros, y Privilegios segun leyes d Castilla, y quando S.Mgd. se dignasse restituir à estos reynos los que antes gosavan, assi mismo guardarles, Ussos, y buenas costumbres de dicha Varonía segun, y en la Conformidad que los antessessores â Su Señoria los han guardado, y orservado â dicha Varonía- Por tanto acceptando la dicha Promessa, y Juramtº. d guardar, fueros, y Privilegios Ussos, y buenas costumbres segun va dicho de dicha Varonía, ê dixeron que estavan promtos â Jurar ê prestar el Juramtº., ê homenages, y por execucion d lo referido todos los desusdichos personados de grado, y sierta ciencia (…) [con cierto conocimiento] cada uno de porsí, y por su orden Juraron en mano, y poder dl dicho Lizndº. Geronimo Barrachina (…), en el referido nombre â Ds. nro. (Dios Nuestro) Señor y a sus Stos. evangelios que con su mano drecha. tocaron que estan en un Misal abierto, ê prestaron homenage besando la mano y hombro al dicho lizdº. Geronimo Barrachina en el referido nombre en virtud dl qual prometieron asu Señoría ausente preste. su procurador, y a los suyos que tendran al susodicho por Señor y le pagaran todos los pechos, sensos, derechos y emolumentos, al dicho Lizdº. Barrachina en el referido nombre el qual siendo preste. (presente) Juró en Anima d Su Señoría More Çacerdotali que dicho Señor guardará alos dichos Alcalde y Regidores, y prohombres Veznos. y habitadores d dicha Varonía fueros y Privilegios, Ussos y Buenas Costumbres segun esta dicho,y administrará Justicia, y cumplidas las referidas cossas el dicho Lizdº. Geronimo Barrachina Presbtº. en el referido nombre Dixo que acceptava la dicha possesion corporalmente y aquella queria haver por acceptada con toda Jurisdiccion Civil y Criminal alta, y baja Mero mixto Imperio (subrayado en el original) segun los antessesores dsu principal la tenían, y dcho. Lizndº. Barrachina en el referido nombre proveyó y mandó alos dichos Alcaldes y Regidores, y a todos los demas nombrados en dicha Junta tengan en los dichos oficios y govierno, y administraciones de aquellos portandose bien, y lealmte., ê haran administrar Justicia con Igualdad, ê que paguen todas las rentas, y demas drechos. Dominicales (los tributados al amo) al dicho su principal, y ussando sueldos, y demas en drcho. Establecidas = Et Incontinenti (inmediatamente) continuando dicha possesion dchº. Geronimo Barrachina Presbtº. accedió ala Carsel d dcha. Varonía, y siendo en ella mandó apellidar al Rey (aclamarlo), y prender un hombre â quien mandó poner presso en ella, y d allí apoco lo mandó desencarselar en señal dela Verdadera Real actual, y corporal possesion, Seu quasi = En Incontinenti el dicho Lizdº. Geronimo Barrachina en el referido nombre prosediendo en dicha possesion accedió ala horca d dicha Varonía, y por efecto de no haver persona [gracias a Dios, decimos] que colgar rama (?) sehisieron otros actos possesorios y mandó que ninguna persona gossase romper ni derruir dicha horca bajo la pena asu Señoría vien visto todo lo qual hizo en señal de la aprencion, de la possesion dla dicha Jurisdiccion Criminal dla dicha Varonía y su termino, y mandó hazer algunos preseptos, y mandamtos., a los Veznos. de dicha Varonía por lo tocante a la Jurisdiccion Civil, y exercisio de aquella = Y el dicho Lizdº. Barrachina en el referido nombre prosediendo en dicha possesion accedió al molino d dcha. Varonía, y siendo en el pidió la llave abrió, se paseó por el y serró la puerta d dicho molino en Señal d la Verdadera Real, actual, y corporal possesion, Seu quasi = Y el dicho Lizdº. Barrachina en el referido nombre (…) accedió al Molino viejo (…) y siendo en el tiró piedras dentro del Cubo arranco algunas Yerbas dla orilla dla balsa en señal dla Verdadera Real (…) possesion Seu quasi = Y dicho Lizdº. (…) en el referido nombre (…) accedió ala tienda, panadería y taverna, y reconoció las pessas y medidas en señal de dcha. Varonía, y siendo en ellas mandó â algunas mugeres que lavavan no lavasen tomó agua del caño con un vaso, y la arrojó, y dio permiso â dichas mugeres lavasen en señal de la Verdadera (…) possesion Seu quasi = (…) accedió a la cassa horno (…) y siendo en el abrió y serró la puerta (…), y hechó fuera âquien dentro estava en señal (…) = (…) accedió ala Cassa, y torre dla Señoría entró en ella abrió, y serró la puerta (…) pidió las llaves de la Cassa = (…) accedió a las heras de trillar (…) que estan zitas mas arriba dlas Cassas de dcha. Varonía, y siendo en ellas arrancó Yerbas, y puso piedras en los Margenes d ellas en Señal de [su nuevo propietario]… = (…) accedió al Castillo de dicha Varonía, y siendo en el le passeó y arrimó piedras a los edificios de el en Señal de… = (…) Barrachina se salió por el termino (…) y paseandolo Cortó ramas dlos arboles, arranco Yervas delos Campos, cavó en uno dellos en Señal de (…) = (…) accedió al bancal d tierra llamado dl Narangero (…) sito en la huerta de dicha Varonía (…) arrancó Yerva cortó ramas dlos Arboles rompio terrones, y hecho (por echar) tierra al Ayre destapó la sequia para regar, y se passeó por el en Señal de… = y que dicho Lizndº. (…) en nombre del dicho su Principal (el nuevo dueño directo y total de Sella) entendía tomar dicha possesion (…) dela dicha, y presente Varonía d Sella con todas las pertinencias y Drchos. todos los quales actos arriba expresados fueron executados quieta y pasificamte. sin contradiccion dpersona alguna, sin discrepar, contradexir, ympugnar, ni disentir d todos los quales actos possesorios, y de qualquiera d ellos assí dicho (…) Geronimo Barrachina Pbrtº. en el referido nombre, como los dichos Alcalde, y Regdres. y prohombres Vasallos, y vznos., habitadores de dcha. y presente Varonía d Sella presentes me pidieron ê requirieron a mí el escrvnº. Ynfrascrito les otorgasse esta publica escritura para que en todo tiempo conste en fee de lo qual hago la preste. (presente) Endicha Villa, y Varonía d Sella en dicho día diez y seys dl mes de febrero d Mil Setescientos Veynte, y seys años siendo prestes. a todo por testigos Alvaro Lorca de francº. Juan Vezino dla Villa d Villa Joyossa Joseph Cerdá d Salvador, y Phelipe Climent de Phelipe menor labradores Veznos. d dicha Villa de, y Varonía de Sella, y dicho lizendº. Geronimo Barrachina en el referido nombre lo firmó d todo lo qual Doy fee = FRANCISCO JUAN LLORCA.

NOTA: Veo justificado acometer la extensa exposición del acto de acceder un nuevo señor a la propiedad de un pueblo…que, como nos ha de resultar natural para aquella época, estaba sometido en labores e impuestos al nuevo dueño del lugar y minucioso observador, a través de su representante, de la eficacia productiva de quienes detentaban el llamado “dominio útil” de la tierra agrícola y sus productos…para repartirse posteriormente sus cosechas…

J. Payá Nicolau, Cronista Ofic. de La Vila

Asaduras y dineros (1738)

Crónica nº. 274. Asaduras y dineros  (1738)

El proceso para otorgar en 1738 el arrendamiento de la carnicería se salió de la rutina porque el regidor decano de Villajoyosa, Jayme Mayor, dijo que quedaba “dubioso” (¿con dudas o explicación correcta?) el capítulo relativo al ganado que se recogía en el bovalar para su sacrificio posterior. Por lo tanto, ese capítulo había que “derrogarlo”, o modificarlo: el dueño del ganado que ocasionase males al pasto común sería quien los pagaría, sin multa, y sí se le impondría al producirlos [los males] en terrenos vecinos. Diez días después se estaba deliberando sobre la postura que presentaba Andrés Mayor “obligándose a dar la carne de carnero a 38 dineros cada libra; y la (…) de carne de macho, á 30 dineros (…), como se la observaren, admitiesen y guardaren {los gobernantes locales] los capitulos [o condiciones] que presentava (…) firmados de su puño”. Una condición posterior del aspirante a llevar el abasto de la carnicería decía “que la Villa aya de admitir al arrendador (por arrendatario, en realidad) ocho cientas cabesas, esto es de ganado Lanar, Carneros y Ovejas por el Bovalar que tiene esta Villa”, teniendo el Cabildo que asegurarle “los pies de Carnero a dos dineros cada uno, y la Cabeza de Carnero a diez y seis (…), y las asaduras (entrañas comestibles de una res) para la fábrica [de la iglesia],o como la Villa gustare”. (“La fábrica de la iglesia”, aclaramos, no era sino lo que se invertía en arreglos del templo parroquial).

Otra pauta o condición del arrendatario era no tener que traer toros, así como pagar solamente el daño que ocasionare el ganado en los árboles, por ejemplo, y nada de penas o sanciones. Y si otro ganado entrara en este terreno, que pagase su dueño tres libras de multa… para el arrendador… Otra condición señalaba “Que ningun vezino pueda enpedir la Yerva que en sus tierras huertas se hisiese al ganado del arrendador”, apartado que no estamos seguros de comprender. (“Arrendador” y “arrendatario” −como ya se ha visto− eran los dos extremos simétricos que los escribanos de Villajoyosa no distinguían en el proceso, siempre antagónico, de la contratación.).

Respecto a Andrés Mayor, vemos que condicionaba la relación contractual con mucho rigor, pues que no dejaba nada a la improvisación, tal vez por ser “gato escaldado”. Exigía que, de haber alguna “dita”, se la comunicasen enseguida. (Una “dita” era la persona que ofrecía una garantía para obtener determinada contratación. En aquel caso podía suponer que alguien más optara por semejante arrendamiento). Finalmente, manifestaba que no accedia a pagar “auttos y corredorias”, o sea que no pagaría por la redacción del escrito contractual ni por corretajes ¿de la gestión?.

El día de la subasta sería el de Santo Tomás “primer viniente [,] a las dos horas de la tarde”, o sea el 21 de diciembre de 1738. Llegado ese momento, Simón Vaello mejoró la postura rebajando dos dineros por libra de carne de carnero, y uno por la de macho, habiendo promovido prórroga de la subasta o almoneda. En su propuesta se desentendía, sí, de los gastos documentales y de la imposición de pilón, que era lo que se pagaba por usar la carnicería municipal, de la que se beneficiaba, también, el patrimonio real. El trance y remate del arrendamiento fue el día último del año. Mientras duró el tiempo de las pujas, y en la acostumbrada Plaza de Abajo, los capitulares mandaron “ensender un pedaso de Candela blanca de sera”, cirio que se agotó sin haber postura superior a la ofrecida por el dicho Simón. Los testigos de la subasta fueron Vicente Nogueroles, Ignacio Lloret y Pedro Nogueroles, vecinos y moradores de Villajoyosa. Este asunto, decimos finalmente, ocupó dieciséis páginas caligráficas…, dieciséis.

José Payá Nicolau, Cronista Ofic. de La Vila

Del abastecimiento de la sal y otros problemas (1727)

Crónica nº. 202. Del abastecimiento de la sal y otros problemas   (1727)

Al disolverse el Ayuntamiento vilero el 16 de junio de 1727, ya se había acordado enviar persona de Villajoyosa a Alicante para la causa criminal sustanciada aquí contra Balthasar Lorca por unas muertes habidas. El alcalde mayor del corregimiento de la capital, Alcoy, y “por vereda”, había enviado una carta al alcalde y regidores de nuestra villa “para que vaxo apremio le remita las causas (…) sobre las muertes d Pedro Martí, y Matheo Zaragozí, y no encontrandose dchas. causas en este Jusgado, solo unos resibos dl. Sr. Marques dl Risco Fiscal d la Real Sala dl Crimen dla ciudad de Valciª. le parese conbeniente [al alcalde vilero] pase persona d satisfaccion con dchos. resibos para mostrar los a dcho. Alcalde Mayor de Alicante para descargo dla Justicia desta Villa” (No hemos podido averiguar qué fue lo que había ocurrido, y menos las circunstancias ¿de un asesinato doble? En el Libro de Deliberaciones no hay nada al respecto).

El Cabildo de Villajoyosa decidió que se personara en Alicante Juan Buforn de Vicente, hombre de crédito, quien emprendería el viaje dos semanas antes de que otro enviado por el Consistorio vilero pasara a Calpe. El viaje a la villa del peñón no sería tan cómodo como el que llevaba a Alicante, y obedecía a tenerse que ver con don Manuel Garulo, que representaría a nuestra villa en lo relativo al suministro de la sal… Miguel Otero, de esa oficina, había remitido una carta a nuestro Ayuntamiento sobre dicho abasto, y poco después pedía que La Vila enviara a Calpe un síndico para verse con el tal Garulo. Éste era “otro de los Arrendadores d la sal”, y reclamaba presencia vilera que lo informara sobre el vecindario de Villajoyosa al tener que hacer el repartimiento (distribución de cargas contributivas) del llamado “Equivalente”. Leemos una nota final del Cabildo en este asunto: además de encargar a Isidro Lorca que fuera a Calpe, se le apremia para “que lo haga de inmediato por ser negosio d mucha inportancia para esta Villa pues dlo. Contrario se pueden seguir muchos Inconbenientes por haver muchos vesinos en esta Villa pobres de solemnidad, y otros que notienen asiento seguro, y los jornaleros…”, etc. Repartir el tributo siempre había resultado sobrecogedor, y de la debida explicación del enviado dependía algunas veces que las cuotas fueran adecuadas a las circunstancias de campesinos, pescadores y jornaleros en general.
CSALPEEn aquello de la sal, y en cuanto tres días después volvió de Calpe el vilero enviado, se dispuso que Villajoyosa firmara escritura aceptando “quarenta fanegas mas de sal” por cada año y a lo largo de cuatro, creyendo el arrendador que el trato beneficiaría al vecindario de Villajoyosa. Estando así las cosas, y mientras Miguel Andreu daba la mayor postura para el arrendamiento de la panadería [explotar su negocio], el alcalde disponía que se pasara a Valencia “por quanto los Acrehedores Sensalistas claman por lo que esta Villa resta deviendo dl pagamtº. de mayo deste año (…) y le parese conbeniente se remita la mas porcion que se pudiere recoxer [de dinero] para aquietar las instancias (o reclamaciones) y asi mismo se enbie otra porsion al Equivalente para evitar costas al común” o vecindario. Por lo tanto, se organizó una comitiva para llevar el dinero a Valencia (dinero que era pesado por ser de metal), y con la custodia de hombres armados, lógicamente. Con dichas idas y venidas por vías de comunicación deplorables, y peligrosas por la presencia de bandoleros, era grande el gasto en bagajes y bagajeros, manutención de unos y otros y por su permanencia en posadas del trayecto. Pero aún era más arriesgado esperar a que los soldados y sus oficiales irrumpieran en la villa con los bruscos y sostenidos apremios relativos a estos impuestos…

J. Payá Nicolau, Cronista Ofic. de La Vila

Paseo “dels Plans” en 1867

IMAGE828Crónica nº, 405. Paseo “dels Plans” en 1867

Ante la inminencia de la carretera de Villajoyosa a Alicante, la previsora actitud del Ayuntamiento vilero se ocupó el 19 de septiembre de 1867 de la posible anarquía en la construcción de viviendas nuevas en los terrenos que caían al Oeste del río Amadorio, concretamente en lo que sería calle Cervantes y sus espaldas. Don José Urrios Orts, como alcalde, manifestaba a la corporación municipal el cuidado que se merecía aquel “Trozo del Camino Viejo de la partida de els Plans [debiéndose adoptar] lo mas conveniente para que los vecinos colindantes no se apropiasen facultades que no tienen, aprovechandose del terreno que ocupa el espresado Trozo de Camino hasta empalmar con la Carretera Nueva”.

Tan adecuada prevención, se acordó “que puesto que el espresado Trozo se halla satisfecha su espropiacion y con el deseo de proporcionar el mayor desahogo álos abitantes de esta poblacion lo destinan para Paseo publico, haciendose las mejoras necesarias para el efecto, é incluyendose en la adicional al presupuesto Municipal del presente año, la cantidad de Ciento á Doscientos Escudos para acistir á los gastos que ocurran en el mismo”. (Copiamos de la redacción del secretario municipal, don Rafael Rocafull, que destacaba en intensidad de trazo y tinta las palabras o cantidades que estimaba relevantes, aunque su ortografía no era buena).

Otro día 19 pero de diciembre se vuelve a tratar el tema, puesto que las obras del puente iban felizmente adelantadas, “y previendo que terminadas aquellas principien los vecinos á construir casas á la otra parte del puente, era de parecer −advertía el primer edil− se encargase á un maestro de Obras la formacion de un plano que trace una plaza de cien metros, y tres o cuatro calles”. Así se soslayaba o evitaba la temida anarquía o descontrol en los posibles edificios a levantar por particulares en aquellos terrenos. Y se encargaba al arquitecto don Francisco Morell el invocado plano, arquitecto al que se le pagarían sus honorarios recurriendo al capítulo, tan providencial, de “imprevistos”. (Sin duda, y con la extensa historia de imprevisiones que registra la historia de los españoles, el socorrido apartado andaba siempre recibiendo el aluvión administrativo de las contingencias económicas, aunque, al parecer, eso no evitaba la intensidad de la repetición… Digamos también que no conocemos plaza alguna en el área señalada por aquel alcalde…).

Otro asunto: en la calle de los Archivos, y pegada a dependencias de las Casas Consistoriales, había un edificio en ruinas. Un año antes ya se habían producido denuncias sobre esa situación urbana, acordándose que los herederos de Vicente Zaragoza y Vicente Izquierdo lo reedificaran o procedieran a su demolición. Por andar dos de los herederos en Single, provincia de Orán, no había sido factible la solución propuesta, al decir del secretario del Ayuntamiento. Se había escrito al señor cónsul español para ver de localizarlos aunque sin resultado, y siendo un peligro para las personas aquellas ruinas y para parte del edificio consistorial, decidía el Ayuntamiento proceder a higienizar el solar que ya iba quedando. Esto sucedía al terminar el año 1867… que se cerraba con una curiosidad, a saber: Varios socios del Círculo de la Villa (¿entidad política?) habían solicitado permiso “para utilizar el local sito en el Convento (¡!) de esta villa y hacer en el las mejoras que crean convenientes”. La proposición era aceptada, pues que los estatutos del mencionado Círculo habían sido aprobados recientemente por el Gobernador Civil de la provincia…

J. Payá Nicolau, Cronista Ofic. de La Vila

El esparto de los pobres (1745)

hazdeespartoCrónica nº. 304. El esparto de los pobres   (1745)

En pleno otoño de 1745, al pregonero Joseph Fita se le encargó que, tomando el tambor y el texto de un acuerdo firmado por el Cabildo vilero, saliera a la plaza pública a comunicarlo de viva voz al vecindario. Los que atendieron sabrían en seguida que el señor alcalde, Pedro Soriano, había ordenado un trato de favor a los pobres del municipio y en clara oposición a la voracidad de ciertos labradores y de algunas familias de gente pudiente. Ese 13 de noviembre había explicado Jayme Aragones, uno de los regidores vileros, “que por quanto algunos vezinos pobres de solemnidad (…) se han representado (han expuesto que) como muchos de los labradores, y Gente poderosa (…) arrancan las atochas (o matas del esparto del termino para sus cavallerizas, y que de ello causa notorio perjuicio â dchos. Pobres, respecto, que por las cercanias de esta Villa no se encuentra adonde arrancar esparto, sirviendo este para la manutencion de sus Pobres familias, como es evidencia lo dchº. por los Paleros, que continuamente estan socorriendo a dchos. Pobres en la asienda que les mercan y de ello resultar tambien en Utilidad de su magestad que Dios gde. por las ropas (productos) de esparto quese enbarcan en esta Playa y se consumen en este Reyno”. Aragonés había recibido de esta gente humilde el ruego de que fuera tratado tan penoso asunto en sesión capitular, como se comprende, y alejando de los pobres aquella nueva fatalidad.

Era de justicia que el Ayuntamiento procurara que a los desheredados de la fortuna no se les pusieran más obstáculos para sobrevivir, y en su defensa dictó la normativa que pregonó Joseph Fita por todo el término. Aragonés había hecho su defensa de los humildes añadiendo que lo hacía “por cuyas tan justas causas”, e invocando asimismo el menoscabo que se producíría al Real Erario de no permitir a los pobres que trabajaran y se valieran del producto de los espartales vileros. En consecuencia, se acordó aquello que él sugería: “… que dchs. labradores, y otras qualesquiera Personas de este comun se abstengan de arrancar dchª. atocha de los montes inmediatos a esta dcha.Villa pues en caso de hazerlo ha de ser al cabo del termino, y en parage que pueda cultivarse para cuyo fin y prohibision se les inponga alos contraventores la pena regular, y que se aplique a penas de Camara, y Gastos de la Justicia por metad otra al que denunciare y la otra a disposicion de la Villa”. (O sea: que se premiaría a quienes denunciaran aquel abuso con la mitad del dinero de la sanción). De observarse esto, las solanas del monte bajo (el esparto se cría en donde da el sol y la planta recibe la brisa marítima) recibirían muchas manos laborales en el verano de 1746… para, con su habilidad y tesón, manufacturar el esparto o dejarlo trenzado para transformaciones ulteriores. Y con el hacendoso concurso y dedicación intensa de las animosas mujeres vileras.

Finalizada el acta de la sesión, el escribano, Isidro Miquel, dejó anotado al pie del texto lo que sigue: “Doy fee como oy dia de la fecha de esta por Voz de Joseph Fita Pregonero de esta Villa se publico la prohibicion de arrancar atocha segun previene la deliberacion que antecede, y lo executó (acento, nuestro) con tambor dcho Pregonero en la Plaza publica de dcha Villa en donde avia concurso de gente (concurrencia de vecinos atentos), y para que conste en cumplimiento de la zitada deliberacion lo adnoto, y firmo en Villajoyosa dia mes y año que anteceden”. Por supuesto, y como dijeron los capitulares, ya nadie en La Vila podría alegar ignorancia sobre el caso del esparto… (Quizá el pueblo llano confiaba más en el edil que en el clero local, que en ningún escrito que hemos leído o transcrito figuró como defensor de los humildes, que ya es decir. Tal vez gran parte de su tiempo diario lo ocupaban en seguir sus cuentas económicas, basadas en posesiones de terreno agrícola y préstamos y cobros por sus funciones religiosas, misas para difuntos y… rogativas.).

J. Payà Nicolau, Cronista Ofic. de La Vila

Vigilantes dormidos en las barracas (1743)

296. Vigilantes dormidos en las barracas  (1743)

“En la Villa de Villa Joyosa a los veinte y hocho dias del mes de octubre de mil setesientos quarenta y tres años ante mi el Escvnº. y testigos [com-]parecieron pedro soriano (sic) de Antonio, pedro Vaello de Thomas; Gines Lorca de Miguel, y andres Linares (sic) Vezinos de dchª. Villa aquienes doy fee que conosco, otorgan, que reciben en fiados presos, como Alguasil, Carcelero, Comentariense que se Constituien â saber dicho pedro Soriano por Juan Sens; dchº.Pedro Vaello por Miguel Selles de Miguel; dchº. Gines Lorca de Miguel por Joseph Lloret, dchº. Andres Linares por Jayme peres por causa de las faltas que los referidos an echo en las baracas (barracas) de este destrito que estavan guardando la Salut publica estando durmiendo (en lugar de vigilar) segun resulta de los autos que de orden del Excmº. Sr. Duque de Caylus Governador y Capitan General, de este Reyno Dn. Phelipe Tous Visitador de la Salud Publica de la costa de esta Villa â sustanciado y remitido adchº. Excmº. Sr. por manos del Sr. Dn. Juan Merita y Capdevila Governador interino de (…) Alcoy, y de ellos (los detenidos) se dan por entregados asu voluntad (…) y se obligan −los fiadores que custodiaban a los encartados− que siempre y quando que por Juez competente se les mande bolvera” o devolverá cada cual al soldado que se le dejaba vigilado en su vivienda.

Para evitar que de noche desembarcaran en el litoral personas o géneros de barcos que pudieran venir de lugares azotados por enfermedades contagiosas, nuevamente se habían ocupado las socorridas barracas, levantadas también para ese fin. Pero, como quiera que el Visitador de la Salud Pública, Thous, tenía la obligación de pasarse por estos puntos estratégicos para vigilar… a los vigilantes, se encontró con puestos en que los guardas dormían. Detenidos y llevados a la cárcel vilera los infractores de aquellas ordenanzas, otros vecinos −familiares o amigos− intentaban evitarles la mazmorra saliendo fiadores de sus personas, “haciendo de Causa agena −se decía en esos casos− suya propia”. “Y todos −sigue el escrito notarial− obligaron sus personas, y bienes avidos y por aver, y dieron poder alas Justicias de su Magestad para q. a ellos les apremien como por sentencia passada en jusgado”. Etcétera.
IMAGE255a
(Aquella dejación de los vigilantes podía tener que ver con una reflexión que se estaban haciendo alcalde y regidores vileros sobre si permitir o no que se construyeran casas pegadas a la muralla, porque, decían, que aún había peligro de ataques moros o turcos. La realidad resultó ser que los gobernantes de 1743 permitieron finalmente, (o fueron sus sucesores) la construcción de viviendas en la Calle del Mar, las que perduraron hasta el siglo XX. Dejar exenta esa parte de la muralla fue una petición constante de gente con sensibilidad… hasta que, con el gobierno local del Partido Socialista Obrero Español y Juan Segovia Esquerdo de alcalde, fueron derribadas dejando libre aquel tramo del lienzo entre los aplausos de muchísimos vileros…).

J. Payá Nicolau, Cronista Ofic. de La Vila

Abastecimiento de carne: bueyes para la fiesta (1735)

Resultado de imagen de BOUS AL CARRERAbastecimiento de carne: bueyes para la fiesta  (1735)

Un vecino de la baronía de Finestrat, Andrés Mayor, se quedó con el abastecimiento de la carne al vecindario de Villajoyosa por un periodo de tres años. El Ayuntamiento le aplicó las condiciones acostumbradas para ese suministro, las acordadas el 17 de julio de aquel año de 1735. La oferta que en la subasta presentó Mayor, y que superó a otras simultáneas, fue proporcionar a los vecinos de La Vila carne de carnero y de macho por 35 menudillos por cada libra (de peso) en el primero de los casos y por 29 en el segundo. (“Menudillo” era moneda de poco valor, a veces de plata, tal els menuts o calderilla). En el acta de la sesión pertinente leemos que el tal Mayor obtendría el arrendamiento de la carnicería “con esta condicion y no sin ella: que por lo que mira y toca a los dos Bueies que dicho arrendador tiene obligacion de traer para Correr y matar en las festividades de Nuestra Patrona Santa Marta y Asumpsion de Nuestra Señora”, el Ayuntamiento solamente tendría que avisarle seis días antes “para que presisamente traiga los dos bueyes para correr”, uno a cada fiesta de las dos. (Por primera vez vemos en un acta que el escribano subraya algunos términos del documento, como son “ternero”, “macho” y “menudillos”. Una enfatización gráfica que seguramente se creyó muy vinculadora y rotunda hacia aquel Andrés…).

Las condiciones que hemos transcrito fueron pregonadas por el alguacil a pie de calle para que se conociera la postura del vecino de Finestrat, y anunciándose el trance y remate de la subasta para el día y fiesta del Arcángel San Miguel “del mes de Setiembre”. Por esas fechas, en la Ermita de San Antonio ya estarían con su feria, concedia por Carlos V en 1533, y en la cual habría trueques y transacciones de los productos de la tierra y de los aportados por los artesanos, así como compraventa de animales de carga y de tiro. El día de la resolución de la subasta el vilero Gerónimo Miralles también había optado al suministro de la carne y “con la yerba del Bovalar” o lugar de pastura del ganado vecinal. (En castellano, se dice “boalar”, voz procedente de Aragón y que equivale a “dehesa”). Aquel arrendamiento duraría tres años, pudiéndose alargar hasta cinco, si era acordado luego por las partes contratantes.

Con la contrata ya adjudicada, Mayor tendría que iniciar el abastecimiento de carne el “dia primero de Ceniza del año próximo venidero, mil setecientos treinta y seis, y se cumplirán −se decía− los dichos tres [años] precisos día Ultimo de Carnestolendas de 1739”. El adjudicatario, y como era habitual, tendría que presentar fianzas, además de responder con sus bienes, actuales y venideros, por si no cumplía debidamente las condiciones por él aceptadas. En aquel caso, los testigos de su compromiso escrito fueron Joseph Mayor y Martín López, de La Vila. (Cosa aparte era que, si Mayor no fuera capaz de conseguir los dos bueyes para lidiarlos en las fiestas, sería el Ayuntamiento el que los procuraría, cargándole esos gastos a él).

J. Payá Nicolau, Cronista Ofic. de La Vila