DES D’EIXE PROMONTORI

11-des-deixe-promontori

DES D’EIXE PROMONTORI

De niño, José María Esquerdo Zaragoza (1842-1912) indicó a su tío desde este altivo promontorio que un día se construiría una casa en la playa del Paráis. La ironía de la respuesta prorrumpió en réplica familiarmente jocosa. Mas la idea del niño José María llegó a cumplirse. La biografía que escribiera del Doctor el malogrado Carlos Llorca Baus cuenta ésa y otras anécdotas, insertadas en la descripción de la trayectoria de aquel insigne vilero, sabio alienista. Parece mentira, pero aún perdura la torre, lugar que don José M.ª usaba como atalaya y lugar reflexivo de sus estudios en cuanto venía de Madrid a pasar unas semanas en La Pileta en tanto funcionaba el sanatorio mental del Paráis. Esta torre llegó a resquebrajarse seriamente hará unos 30 ó 31 años, y, viendo el peligro para quienes por allí se dejaban caer, lo comuniqué al ayuntamiento. Se reforzó inmediatamente la torre y, además, se cimentaron grandes rocas del talud que da a la urbanización de chalés extranjeros que existe al pie de la montaña. El edificio de la Mallaeta por antonomasia sí que ha venido sufriendo ataques continuados hasta reducir incluso su entorno a estado penosamente ruinoso. La autoría es colectiva y sus frutos se suman a cierto vandalismo irresponsable que ha venido imperando a lo largo de muchos años. ¡Qué remedio!

NOTA: En los años en que quien esto firma merodeaba por el término rural de Villajoyosa en busca de restos arqueológicos con que acrecer los pocos de que ya disponía nuestro museo histórico y etnográfico, una tarde llegué a la Mallaeta (“molladeta” en un libro de Historia de Altea) y observando con detenimiento la cuesta que culminaba en esa torre, observé cierta abundancia de restos que aventuré, por su grosor, como fragmentos de enormes tinajas. Partes respetables de aquellos restos habían sido usados por los remotos albañiles que levantaron aquella señorial atalaya para nivelar los peldaños que por el Norte accedían a la edificación… En cuanto pude se lo comuniqué a Antonio Espinosa, que pronto dedicó parte de su tiempo a estudiar aquellos restos y seguir con la excavación que llevó a cabo en aquel lugar, donde màs tarde se practicaron interesantes actuaciones incluso, creo, con la colaboración de técnicos franceses…

J. Payá Nicolau

Anuncios

LA LLAR DEL PENSIONISTA

10-la-llar-del-pensionista

LA LLAR DEL PENSIONISTA

Aunque la fisonomía actual y la dotación del complejo de la Llar son ahora diferentes, ya que han transcurrido 24 años desde su inauguración, esta obra satisfizo muchas esperanzas en la población jubilada de 1992, a la cual se destinaba preferentemente. La diversidad de actos en sus dependencias realizados para la cultura popular parece ser que ha sido la causa de que haya decaído el nombre dado al lugar en su inauguración. Algunos lo denominan Centre Social y otros Auditorio Municipal. La cronología de este edificio fue la siguiente: 11 de mayo de 1990, presentación del proyecto, gobernando Juan Segovia Esquerdo; agosto de 1990: adjudicación del proyecto mediante concurso a Ferrovial; 25 de septiembre de 1990: inicio de la obra; 15 de marzo de 1991: cubrimiento de aguas; 4 de febrero de 1992: recepción provisional del edificio; y 24 de abril de 1992: inauguración, con la presencia del Conseller d’Assumptes Socials, Martín Sevilla. (El presidente Joan Lerma había acudido a las fiestas de moros y cristianos de Alcoy).
Más de 2000 vileros acudieron al acto. (Unos pocos días después le fue ordenado a quien esto escribe que, en calidad de director de la Biblioteca Pública Municipal, preparase un lote de libros con que organizar una colección bibliográfica para los posibles lectores de entre la población de la Tercera Edad. lectorSe hizo lo más pronto posible…, hasta que pocos meses después fueron devueltos esos 500 libros, pues las dependencias a biblioteca dedicadas se destinaban a actividades bastante alejadas de la práctica lectora, y, desgraciadamente, la decisión parecía lógica habida cuenta del escaso interés del español por la lectura…

J. Payá Nicolau

NOTA: Un par de años después, aunque no recuerdo con precisión la fecha, el concejal de Cultura de Segovia Esquerdo, Francisco Torralba, decidió con buen criterio crear las tres bibliotecas de barrio, que se ubicaron respectivamente en La Ermita, Costera el Pastor y Pati Fosc. Registré 3.600 libros para esa dotación…, a pesar de que yo carecía de esperanza (aunque no lo manifesté) de que sus contenidos fueran acogidos con interés de esos grupos de vileros, y, efectivamente, así sucedió hasta que se suprimieron… 

LA BAHÍA, LA PLAYA


ANTIGUA VILLAJOYOSA FRENTE A LA PLAYA

 

Frente a la bahía,aquí supuesta comprensiblemente, el paseo de San Pedro es casi la heráldica de la amistad vilera con el mar. Este lugar de recibimiento encarna la posibilidad diaria de un abrazo extenso, un abrazo dorado bajo los trescientos días de sol de Villajoyosa, quizá más. El regalo de su calma,tan frecuente ante el dominio acogedor de sus viviendas marineras, es la visión de una amistad de siglos, rubricada con esbeltas palmeras y jardinería como subrayado en el dibujo, que nos da noticia de la calma litoral en abundancia y duración envidiable. Pero ese mar, aquí más que supuesto o aparente también tiene una historia de hitos violentos, arrasadores.

En el invierno de 1949 se llevó por delante el edificio de la farola y almacenes de Lloret y Llinares. Todos los años solía este mar mostrarse revoltoso, acuciante en la bahía, y  era por el mes de diciembre, en la festividad de la Purísima Concepción. Lo arrasaba todo y llevaba pedruscos y cúmulos de algas hasta las mismas casas o contra el muro de l’Hort de Lau, aquel de los maizales y las viñas bajo Les Ribetes.

Pero también ha desaparecido ese temporal marítimo, clásico en La Vila. Mientras,esta playa centro es un remanso de dorada arena, con una sola tormenta, la del simulacro en julio de cada año del desembarco de los moros: pólvora, estruendo, alaridos, refriegas incruentas aunque razonablemente tumultuosas. Aquí parece que se desmienta el dato, habida cuenta de la calma que se refleja de mano de Pedro Estevan, nuestro admirable maestro de la “plumilla”…

J. Payá Nicolau

Glorieta de Colón

ESTA AMENA GLORIETA DE COLÓN… .

[div][/div]

El espacio que ocupa esta actualizada glorieta de Colón fue en posguerra del 36 un profundo hoyo entre la prolongación prevista de Colón hacia la barriada de la Huerta y el trazado de la carretera general, terreno de vertidos diversos, residuales, de las pocas obras que entonces podían estarse efectuando en Villajoyosa. Allí jugábamos los niños, dejándonos deslizar algunas veces hasta el fondo de aquella portentosa cavidad viajando sobre una jofaina o cualquier lata… y sin pensar siquiera en la posibilidad de un desenlace no deseado. De forma triangular, en el lado de la base, a nuestra derecha, el ir y venir de los viandantes a la Carretera Nova había diseñado una senda que bordeaba una formación de chumberas adosadas a las cuales estaba el destartalado remanente de un automóvil quizá desde el año 1939… En los años sesenta, y una vez allanado el colmo terroso de la cavidad que hubiera, el ayuntamiento realizó una plantación de pinos mediterráneos, que, años después fueron arrancados y diseñada una glorieta bastante aparente. Sobre ésa, y, modificándola años después, se ha formado la actual, hoy muy bien dotada de artefactos para gozo y distracción de los niños…

boteriaNOTA: Como en otros casos, el posible lector maduro puede recordar que nuestra vivienda, antiguo molino de molturar algarroba y al mismo tiempo taller de botas y odres para transportar vino y aceite, se encontraba frente al terreno de relleno que un día fuera destinado a convertirse en esta glorieta, un espacio de descanso y juegos infantiles…y tras varias modificaciones llevadas a cabo por diferentes ayuntamientos. Podemos presumir de conocer su actual presencia digamos que con mucho detalle.

J. Payá Nicolau

FUENTE ARTÍSTICA

8-fuente-artistica

 El gobierno local de Joan Segovia Esquerdo abrió esta bajada a la playa por Les Ribetes, y creó este grupo ajardinado mientras a su izquierda se conservaba uno de los portentosos algarrobos que crecieron en los bancales que bordeaban el Barranquet, y que enfrentaban por Levante el maravilloso y malogrado chalé de Campana. Esta reconversión del terreno, en donde lamentablemente se levantó el edificio popularmente denominado “Fontcalent”, que tendría que borrar el paisaje marítimo desde la carretera general, es una tremenda perversión, a nuestro juicio, de lo que deparaba el paraje antes de esa construcción. Un par de torres con equivalente volumétrico a ese “muro” hubieran aminorado la destrucción de ese disfrute natural del panorama. Aminora esa drástica solución la jardinería del lugar, a la que, antes y ahora, no se le puede pedir más, y mucho menos con el acceso creado para bajar a la carretera que conduce al puerto.

 J. Payá Nicolau

EL GRUPO ESCOLAR “DR. ALVARO ESQUERDO”

6-el-grupo-escolar

 Los hermanos Pedro y Alvaro Esquerdo Esquerdo no dejaron pasar ocasión de beneficiar a Villajoyosa desde Barcelona, que desde allí crearían becas para estudiantes vileros que quisieran cursar estudios. Pero su donación más señera fue la de escuelas. “Entre 1906 y 1908 -nos dice Jaime Soler Soriano– construyeron a sus expensas un grupo escolar con vivienda para dos maestros y vivienda para el vicario que regentaba l’Ermita (…) Pasaban los años y Don Alvaro seguía pensando en la Vila. En 1927, después de su muerte y unos largos trámites, sus herederos consiguieron fuera realidad la donación a la Vila de un grupo de 6 aulas unitarias y una de párvulos, sito en la más popular de nuestras calles, la de Colón.

Quien escribe estas líneas ingresó en la de párvulos, luego pasó a la de D. Juan García Farach, cuaderno de quienes además, recibía con otros chicos clases de algunas de las asignaturas de la carrera de Peritaje Mercantil”. Son innumerables los alumnos jonenses que han transcurrido por esas aulas aludidas y una nostalgia infinita escuela nos afecta cuando recordamos aquellos remotos días de los años 40 y sucesivos. La Biblioteca Pública dispone de material didáctico que, procedente de las escuelas de La Ermita, recibió quien suscribe para destinarlo a nuestro Museo Etnográfico en los años 80.

J.Payá Nicolau

OLYMPIA CINEMA

OLYMPIA CINEMA

[div][/div]

Habiendo sido desmontado el denominado Teatro Circo con que contó Villajoyosa en la playa hasta 1916, hubo un intento de exhibición de cintas cinematográficas en un local próximo a las vías del tren y a unos cien metros de la estación del ferrocarril, pero su localización resultaba adversa para su frecuentación por el público. “Casi al mismo tiempo -leemos en el libro “Des del cantó d’El Mercantil”, de Jaime Soler Soriano-, un grupo de emprendedores vileros constituyeron una sociedad anónima con el exclusivo propósito de la construcción de un teatro digno de la ciudad y acorde con los tiempos que corrían”. Fueron algunos de estos señores don Jesús Urrios, Jaume el Soldat, els Barberans y Marc Antoni Paraís. Pepe Tono fue nombrado gerente de esta empresa, nos dice el autor antes referido.

https://lavilacronistaoficial.wordpress.com/cinema/

Puede imaginarse el lector qué películas consumíamos los vileros de aquellos años, antes y después de la contienda civil:

[div][/div]

“Tarzán en la ciudad muerta”, “Los tambores de Fu Manchú”, “El ladrón de Bagdad”, “La mujer fantasma”, “Los ojos de Londres”, “El Tanque Humano”…, espectáculos que los niños compartíamos con las aventuras de nuestros héroes del tebeo: El Guerrero del Antifaz, Roberto Alcázar y Pedrín, Juan Centella, Purk el Hombre de Piedra, El Pequeño Luchador… Los grupos teatrales de jonenses muy recordados y queridos nunca dejaron de preparar obras teatrales ligeras y chistosas, aparte de las que representaban actores de fama nacional de cuando en cuando..

J. Payá Nicolau

LA CALLE COLON

4-la-calle-colon

LA CALLE COLON

Arteria principal de Villajoyosa, sus inicios se produjeron, y es muy lógico, cuando en Navidad del año 1900 tocó el premio gordo de la Lotería Nacional a muchos vilero. Deja constancia D. Jaime Soler Soriano de que los agraciados fueron en número de 598, tantos como participaciones se habían vendido del número 26.285.

Algunas familias pudientes de la Vila que tenían vivienda en la calle Mayor del casco antiguo decidieron levantarse una nueva en la incipiente calle Colón. Esta vía ha reunido siempre la vitalidad de los jonenses, el ir y venir de los jóvenes, la propuesta comercial más preparada y selecta, los lugares de recreo más frecuentados… Influyeron en ello, asimismo, las sesiones cinematográficas celebradas en el Cinema Olympia, y también las del Cinema Azul, dos empresas que compitieron en films espectaculares para la época de las primeras décadas del siglo XX. Si el paseo del l)r. Esquerdo era los domingos por la mañana lugar de reunión deambulante, por la larde la calle Colón resultaba un hervidero trepidante de grupos y pandillas de jóvenes de ambos sexos, sobre todo desde el Olympia hasta algo más al Este del chalé de Centelles, joya arquitectónica y botánica insoslayable para la belleza de esa vía.

J. Payà Nicolau

EL CENSAL, AQUELLA PARTIDA CAMPESINA

EL CENSAL, AQUELLA PARTIDA CAMPESINA

Es casi evidente que el adjunto dibujo de Pedro Estevan Juan, realizado en 1987, poco servirá a la juventud actual para identificar el lugar. Los cambios realizados en estos quince años dificultan el reconocimiento de edificios que ya no existen, o solo restos de algunos lindando con la Calle del Mar. A la izquierda, enfrentadas a la preciosa balconada, crecían soberbias palmeras, un verdadero bosque a principios de 1900 y crecidas en los siglos XVIII y XIX. En los años cincuenta del XX aún recordamos unas cuantas, de respetable altura, fieles al régimen pluviométrico vilero que su naturaleza permitía. El Bar Avenida estaba a menos de veinte palmos de aquellas que conocimos, y del ailanto (“Ailanthus glandulosa”) cuyas prolíficas y orientales ramas floridas rozaban el tejado del que fuera bar de Juan Climent, tan frecuentado y mirando al puente de la carretera…
catala
En el s. XVII y siguiente, y según Libros de Deliberaciones del Cabildo municipal, de cuentas o Quernet y otros documentos, el Censal era partida rural como lo fuera “Els Parrals”, a veinte pasos en dirección Norte. La secular imposición de vivir los vileros intramuros, por lo de los ataques berberiscos y turcos había asignado a estos lugares, inmediatos a las murallas, la condición de rurales, campesinos, ajenos a la vida, digamos, urbana. Muy lógico… hasta que fueron surgiendo arrabales y calles fuera del recinto murado, según disminuía o cesaba el temor a invasiones o correrías de piratas y corsarios. La plumilla de Estevan no llegó, en el tiempo, a la gloria palmeral cuyo residuo aún tuvimos la suerte de contemplar muchos vileros. La atenta visualización de este paraje urbano, tan próximo a lo que fuera Plaza del Olmo y del convento agustino, es como un regalo del artista para la evocación de algo que ya no está con nosotros… Imposiciones más o menos razonables de los tiempos modernos han creado configuraciones nuevas en lo urbano, y queda un poso de nostalgia agradecida fomentada por la invocación al pasado.

NOTA; Respecto a este dibujo de Pedro Estevan, tan parecido al relativo al campanario, y que he comentado relacionándolo con el Censal en su día…, es obvio que no aparece la partida que todos conocemos debido a las transformaciones recibidas por esos terrenos con el paso de los años. De modo que no lo relaté exactamente cuando comenté la ilustración en el año 2008, y ahora he tenido que hacer lo mismo, ciñéndome a la serie. Y me disculpo. 
J. Payá Nicolau