SAN JUAN BAUTISTA, EL PRECURSOR

Puede que la figura del Bautista, en su retablo vilero, sea una invocación banalizada por las veces que hemos visto representado su personaje en films que se suelen pasar en nuestro país en la Semana Santa, días de piedad y de reflexión cristiana. Pero en esas cintas poco se dice de su biografía, muy extensa en los diccionarios enciclopédicos, y en donde se ve su figura humana relacionada con personajes históricos como Herodes Antipas y Herodías, a los que se suman Nicéforo, San Jerónimo, Aretas (rey de Arabia), por lo del castillo llamado Macheronte, prisión de San Juan antes de ser decapitado. Se sabe que, por citarlo San Jerónimo, el cuerpo del Bautista fue enterrado con los de los profetas Elíseo y Abdías. En tiempos de Valente, emperador arriano, la cabeza de San Juan fue encontrada en Jerusalén por unos religiosos, que dieron orden de que fuera llevada a Constantinopla. A quince millas de Calcedonia, las muías que tiraban del carruaje no siguieron su marcha, de ahí que se depositara la preciosa carga en la ciudad de Cosilaon… Personaje de Oriente, he aquí su retablo en el otro extremo del Mediterráneo, la representación de quien recibió la gracia divina de anunciar al Hijo del Eterno en carne humana.

J. Payá Nicolau

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s