264. Sin organista, sin comadre (1737)

Si el lector ocasional de estos textos mejora su condición aficionándose un poco a nuestra historia local, puede que advierta con cuánta frecuencia hubo choques en Villajoyosa entre Ayuntamiento y clero −el regular y el secular− debido a discrepancias en los criteros de ambas partes. Podía parecer que influyera en los debates con los conventuales el que éstos hicieran su vida extramuros, fuera del perímetro amurallado, aunque sólo hubiera unos pocos metros de la muralla al convento, apenas unos pasos. El alcalde ordinario de 1737, Jaime Llinares, hizo el 27 de mayo de ese año una dura propuesta a sus regidores y al subsíndico, Carlos Llorca: suprimir el salario que se venía destinando al convento del Gran Padre San Agustín porque “no ha cumplido con dar Horganista, sin embargo de aversele requerido a fin de que los oficios divinos se celebren con la devida solemnidad y que haya quien cuyde de tañer el Horgano de dicha Iglesia”. El alcalde pedía que se contemplara contratar para el órgano a Blas Perelló, “natural y vecino de la Ciudad de Alicante, con el salario que despues se le señalare”. Sobre lo cual, añadía, debíase acordar lo más conveniente. El Cabildo decidió suspender el salario al convento “desde el tiempo que ha dexado de tañer dicho Horgano”, aprobando igualmente que se nombrara organista a la persona aludida por la alcaldía. (Antes se había comprobado que los ediles y el pueblo sabían bien, “por testimonios, voz y fama” lo que estaba ocurriendo con el susodicho órgano). Encargado el escribano de comunicar la resolución al padre prior del convento, lo hizo después de sacar “copia autentica” de los acuerdos tomados. Al final de ese folio leemos la palabra “Notoriedad” en su margen izquierdo. El texto adicional dice lo que viene ahora: “Estando en la Celda Prioral del convento del Santo Agustín, fuera los muros desta Villa de Villa Joiossa, á 27 dias del Mes de Mayo de mil setecientos treinta y siete años, Yo, el Escrivano infranotificado la antesedente deliberación, y todo lo en ella contenido en su persona, Doy fee”. (Como vemos en diferentes textos, no se arredraban los munícipes en confrontaciones con los religiosos).

Las cosas estaban así… porque el padre prior del convento de San Pedro y Santa Marta “no cumple en dar un Horganista, de cuyo encargo no puede eximirse”. El asunto ya venía desde el mes de febrero, cuando por orden de su prelado, el organista de la iglesia parroquial de la villa se había despedido. Para entonces ya decía el alcalde que el ciego Miguel Sanchis, natural de La Vila y vecino de Agost, había solicitado venir a ella como organista, que por ello se acordó que Simón Vaello fuera allá a entrevistarse con él y a cualquier otro lugar para el caso de que Sanchis no aceptara el contrato…

 

J. Payá Nicolau, Cronista Oficial
de la VILA JOIOSA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s