LIBROS DE POESÍA Y EN PROSA

Enclaustrado el poeta en una ciudad del tipo de Villajoyosa, y tan periférica, airear sus poemas le obliga a concurrir a certámenes o concursos de poesía que puedan procurarle algún galardón que haga sonar su nombre o evidencie, con mayor o menor intensidad, su existencia literaria.

El primer poema que me publicaron lo hizo el diario “Información” allá por los años cincuenta. El diario editaba un suplemento en el que disponía un pequeño espacio para quienes desearan hacerse notar como poetas. Se titulaba “Usted es poeta”. Aunque yo no lo era más que en ansias de expresar lo que sentía, me publicaron algo parecido a un soneto. (He de decir que jamás había yo estudiado ni la asignatura de Literatura, ni siquiera años después de cursar el Peritaje Mercantil, hacer los cuatro cursos del Bachillerato previos al Magisterio… e iniciado la Biblioteca Pública Municipal, salvo la que estudié de prisa y corriendo para la oposición libre de una plaza de bibliotecario y auxiliar de Archivos convocada por el ayuntamiento vilero).
Mi sino era, como ya apunté al hablar de mis tebeos, leer algunos poemas de otros poetas, de consagrados, y ponerme a crear los míos, aprendiendo sobre la marcha y de manera muy discontínua algo de la métrica que había visto expuesta en algún manual de literatura. Concurrí a varios concursos poéticos y ya en l967 comencé a recibir algún que otro galardón. Ese año había obtenido premios en Alicante capital, Valencia y Elche, casi siempre con sonetos, y el segundo del Certamen de los Amantes de Teruel, en donde coincidí con otros premiados: Antonio Almeida, Joan Valls i Jordà, Julio Alfredo Egea y Rafael Guillén, poderosos poetas muy galardonados en España. tn_desafio

Publiqué ese año mi primer librito de versos, “El desafío y la culpa”, que algunos creyeron -al decir jocoso de la señora del quiosco que tenía algún ejemplar expuesto- que se trataba de una novela del Oeste…

El año siguiente, un jurado copioso organizado por el diario “Información” me declaró “Hombre del Año” por mis premios y por haber editado, en Villajoyosa, los versos del desafío. Al parecer, y según las incidencias del jurado, publicadas por el diario a lo largo de tres páginas, casi nadie de los veintitantos componentes me había tenido en cuenta, y fue que, huyendo de otorgarlos a gente ya premiada en otros ejercicios, se produjo un impasse. A los pocos segundos, una miembro del jurado cuyo nombre no recuerdo ahora, me citó como reciente ganador de varios certámenes poéticos, así como de que acababa de publicar un libro de poemas. Enseguida se adhirieron Rosa Solbes, la periodista en ciernes, Adrián Espí y un par de personas más…, resultando al final que fui Hombre del Año con el novelista Sender a escala nacional. ¡Qué cosas!, ¿verdad? En Villajoyosa se recibió la noticia con mucha satisfacción. Por la entrevista que me haría Casinos Rhoso, mucha gente de la provincia de Alicante me escribiría felicitándome. Y yo estaba muy contento. Es una satisfacción como la de que, en lugares distintos de la península, y sin saber quién eres ni de dónde llega tu poema, o poemas, treinta jurados diferentes premien tus versos.

El desafío y la culpa -ya citado más arriba, con su foto de portada incluida-,tn_hdam

Hablo de aquellas manos, Poemas desde la duda, Así como en la lluvia, La sed y otros poemas, De la degradación y otras caídas y Hasta la fecha: poemas y señales, son los títulos de los poemarios hasta 2OO5 publicados, dos de ellos en Alicante capital por entidades como la Diputación Provincial y la Caja de Ahorros Provincial. (No puedo olvidar aquí la ayuda y amistad que me proporcionaron desde mis primeros poemas Manuel Molina, Rafael Azuar y Vicente Mojica, ya fallecidos.

tn_duda    tn_lluvia    tn_lasedyotros    tn_degrad    tn_hasta

Mis primeros poemas ya presentables los iría publicando Vicente Ramos en la revista “Idealidad”. Se los había llevado, tiempo atrás, Cristóbal Zaragoza, que se mostraba intrigado por aquellos poemas que escribía “el fill del boter José Payá Candela”. Entre tanto, y en el certamen alicantino de Hogueras de San Juan, hubo un madrigal mío que me premiaroque fue otorgado a la hoguera de Santa Isabel, o algo parecido. Allí conocí a Vicente Mojica…). Desde hace ya veinte años, tengo acumulados cientos de poemas, algunos en catalàn, inéditos y esperando la ocasión de publicarlos, pero hay que decir que, igual que hay épocas del año en que no lees libro alguno, hay meses del año en que no escribes ni un verso, y eso también debe intrigarnos porque, con un mínimo esfuerzo, cada día podría alumbrar un nuevo poema o más. En mi caso, y porque escribo cosas diferentes al verso, me conformo con tal situación. Pero también sé que no debiera, aspecto que cae dentro de esa misma misteriosa situación.

Libros en prosa

tn_museu

“Ya en el año l975, dos después de haberme comprometido en organizar la biblioteca pública vilera, y en un alarde de irresponsable optimismo, decidí que si no actuaba pronto y a tumba abierta, los extranjeros y anticuarios ocasionales de la comarca acabarían reuniendo para su venta todos los enseres e implementos residuales de aquello que llamábamos agricultura e industria artesanal.” Así apareció El museo etnográfico de Villajoyosa…[.FOTOS DE PÁGINAS DEL LIBRITO ]                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    

tn_cronicas

Crónicas del Guerrero del Antifaz

“En el año 1988 sentí la imperiosa necesidad de rememorar las aventuras de El Guerrero del Antifaz, seguramente porque también eran el hilo conductor de nuestras experiencias aventureras de la posguerra, una vinculación al hambre y la inocencia que no se podía borrar fácilmente de nuestra mente.”

APENAS SI SE SUPO / ASSSJOSE PAYÀ NICOLAU ,

INST. DE CULTURA JUAN GIL-ALBERT, 2012

Novela autobiográfica [desde la memoria y perspectiva del niño que fue durante la época ] en que el autor relata el transcurso vital de un grupo humano al que le tocó vivir la posguerra española, en la supuesta villa de la Vila Joiosa, con sus avatares no faltos de humor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s